lunes, 9 de marzo de 2015

REFLEXIÓN DESPUÉS DE LA MEDIA


Recuerdo como si fuera ayer mi primera triatlón en Badalona aquel 24 de Septiembre del 2000. A los 200 metros de la natación o lo que es lo mismo, a los 4-5 minutos de empezar, ya lo quería dejar. Los brazos quemaban, el corazón quería salirse del pecho y los pulmones no eran lo suficientemente grandes como para captar todo el oxígeno que necesitaba. Y cuando acabó la natación, aún faltaban una bici hipotecada por la nefasta natación  y una carrera a pie que jamás se me dió, ni se me dará bien.

Todo un suplicio donde lo único que pasaba por mi cabeza eran pensamientos tipo: "Que hago yo aquí?", "Por qué me habré metido en esto?", "Esto no es para mi"

Pero en eso que no me rendí, no tiré la toalla, no abandoné, así que acabé haciendo los 750 metros nadando, los 20 km en bici y los 5 km corriendo cuando giré esa última curva, la útlima y al final se divisaba el arco de meta y más con corazón que con cabeza lo pasé, manos a las rodillas, exhausto, casi desorientado, pasaron 5, tal vez 10 segundos y la sangre volvió a llegar al cerebro cuando de golpe.................CLIK: "Si hubiera entrenado más", "Si no hubiera salido tan rápido", "Si pesara 5 kilos menos".......TENGO QUE HACER OTRA

Hostia, hace 30 minutos estaba ardiendo en el peor de los infiernos y justo 1 minuto, sólo 1 minuto después de acabar ya estaba planificando cuando podría hacer la siguiente triatlón.






Pues ayer, salvando las distancias, pasó algo similar. Sabía que tenía 2 horas de carrera por adelante todo un calvario y aunque empecé con calma por que la carrera era molto longo, a partir del kilometro 16 la fatiga y una pequeña molestia hicieron que los últimos 5 kilometros fueron duros. Pero otra vez ahí estaba esa curva, esa última curva que dejó ver la meta, el objetivo por el que había luchado y soñado, junto a los aplausos y los ánimos de la gente que te hacen volar los metros finales sin acordarme de todo lo malo que dejas atrás, pasé la meta, esta vez miré al cielo y con los puños cerrados me dije: "Coño, lo has conseguido, ole, ole tú y tus santos cojones" y de nuevo la frase maldita.....PARA CUANDO LA SIGUIENTE?

No hay comentarios: